Yo sí creo en la Poesía

1216
Valentina Lara, es periodista y magister en Literatura Latinoamericana. Es caleña, pero vive en España. Esta casada y espera a su primera hija.
Este libro es una delicia
Este libro es una delicia

Quiero compartir con ustedes, un espacio que me encanta. Se trata del blog y proyecto de poesía de mi amiga, Valentina. Les digo que es terapeútico, en medio de este acelere de vida www.lemotbulle.com , es un lugar donde el tiempo se alarga y se ensancha. Les propongo el plan, entren y recórranlo, disfruten de las palabras y las imágenes llenas de magia. Chismoseen sus inventos poéticos, el exceso no será perjudicial para la salud.

El día de la presentación del libro, reencuentro de amigos.
El día de la presentación del libro, reencuentro de amigos.

 DivaRosa: Por qué Lemotbulle?

Valentina Lara: Lemotbulle viene de hace mucho tiempo, nació en una clase de francés en Bogotá, Le mot bulle: La palabra burbuja. Y creo que en ese momento reflejaba exactamente lo que sentía con la poesía: una burbuja para vivir. Lemotbulle se convirtió hace 7 años en el nombre del blog, ahora es el titulo del libro que recopila poemas escritos durante ese tiempo, es además el nombre del Proyecto en el que estoy trabajando hace un año. Lemotbulle dejó de ser una burbuja y se convirtió en todo un universo de inventos poéticos.

 

DR: Cómo haces para “atrapar” una palabra, para que la poesía no se escape?

V.L: Creo que es al revés. Las palabras son las que nos atrapan y mantienen la poesía a flote. Solo cuando encontramos su verdadero valor, cuando nos atrevemos a jugar con ellas la poesía aparece.

 

DR: Cuál es tu palabra favorita?

V.L: Palabra, palabra, palabra, la repito siempre. Y si tuviera que elegir una sería esa.

 

DR: Una imagen vale más que mil palabras?

V.L: Eso se dice. Pero una palabra en sí misma tiene miles de imágenes. Y claro, yo prefiero una buena palabra en el momento justo.

 

DR: Dónde está la poesía? En todas partes? En los ojos del poeta?

V.L: La poesía está en la vida, en los días, en todas las cosas sencillas, cotidianas. Habita en el aire, lo invade todo y a veces no lo vemos, pero sobre cada cosa está.

 

DR: Hay musas que inspiran la poesía?

V.L: Sí, siempre andan rondando las musas. Yo ahora tengo una pequeña musa que me inspira todos los días a escribir, a vivir y a ser valiente.

 

(Valentina se refiere a Martina, su hijita que en este momento está en la panza, llenando a la mamá de experiencias y palabras nuevas).

 

DR: Cómo hacer para que ese juez interno no sabotee la poesía?

V.L: Es inevitable. La sabotea siempre. Es una lucha interna constante. Pero creo que hace parte del trabajo poético.

 

DR: Es difícil compartir algo tan tuyo?

V.L: Al principio sí, fue muy difícil. Empecé a escribir a los 12 años y cuando se publicó en el 95 el primer libro Sueños Tempranos, me acuerdo que después de la presentación empecé a llorar. Sentía en ese momento que ya no tenía ningún secreto. Pero con el tiempo entiendes que eso tan tuyo no deja de serlo por compartirlo sino que toma fuerza y formas diferentes. Cada lector encuentra algo distinto, no te descubre a ti, sino que se descubre a sí mismo.

 

D.R: Cómo haces para que tu poesía sea tan cercana?

V.L: Me emociona esta pregunta porque quiere decir que la sientes de alguna manera así, cercana. Creo que parte del trabajo de todos estos años ha sido escribir de una manera sencilla, transparente, clara. Contar pequeñas historias, momentos de todos los días, dudas de siempre, miedos de rutina. Simplemente creo que mi trabajo es escribir las cosas tal cual se me presentan , sin artificios, ni escondites. Y seguramente ese acuerdo de transparencia se lee entre líneas.

 

DR: Por qué hacer de la poesía algo cotidiano?

V.L: No se me ocurre de otra manera. La poesía es cotidiana en esencia, es todo cuanto nos rodea. Esta en el aire. La pregunta sería por qué se reserva a un pequeño espacio y no hacemos de ella una fiesta de todos los días. Estoy convencida de que el mundo necesita un poco más de poesía, reconocerse en los versos, sentir la fuerza de las palabras, inundarlo todo de metáforas. Hacerla realmente pan de todos los días.

Los Inventos poéticos son un regalo maravilloso
Los Inventos poéticos son un regalo maravilloso
"Tu boca no resiste mi nombre"  botón por Lemotbulle, un invento poético.
“Tu boca no resiste mi nombre” Lemotbulle en mi botón.
lemotbulle
Una pequeña muestra de la poesía de Lemotbulle. Conozcan más en www.lemotbulle.com